Qué son los activos off-market

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

¿Estás buscando vivienda y crees que conoces todas las opciones a la venta? ¿Te sabes de memoria la oferta de cada portal inmobiliario? ¡Puede que aún te queden algunos bienes a la venta por descubrir! Hablamos de esos activos inmobiliarios que permanecen siempre en la sombra. ¡Sí! Estás leyendo bien, hay viviendas que están a la venta pero que no se publican en el mercado abierto. Se trata de los activos off-market. Te explicamos al detalle en qué consisten y qué tipos te puedes encontrar.

¿Qué es un activo off-market?

Los activos off-market son bienes inmobiliarios que se venden, se alquilan o se compran sin que haya habido ningún anuncio dándoles visibilidad. En ocasiones estos activos también están destinados al alquiler.

Estamos ante un mercado que se compone principalmente de viviendas de alto standing que cuentan con características exclusivas. Además, se caracteriza por la confidencialidad de las operaciones, donde habitualmente participan clientes de un alto poder adquisitivo que prefiere comprar estos activos con total discreción.

Los activos off-market suelen comercializarse a través de inmobiliarias especializadas en viviendas de lujo o bien se pueden encontrar en las carteras de personal shopper inmobiliarios. Según algunas estimaciones, hasta un 15% de la oferta de propiedades residenciales de alta gama, son off-market.

Tipos de activos off-market

¿Qué tipos de activos off-market podemos encontrar? Estos son los principales, atendiendo a la naturaleza de las operaciones donde entran en juego:

Exclusivos

En este grupo se incluyen todas aquellas viviendas que cuentan con características exclusivas, a menudo diseñadas por grandes arquitectos y construidas con lujosos materiales. A esta tipología también pertenecen los inmuebles cuyo vendedor y/o comprador es un personaje público muy conocido que prefiere mantenerse en el anonimato. Estas personas pueden adquirir viviendas de alta gama o no: en cualquier caso se trata de activos off-market exclusivos, debido a la identidad de los interesados.

Inversiones institucionales

Hay activos que se caracterizan por formar parte de las inversiones institucionales de un país. Hablamos de un mercado donde se realizan grandes operaciones donde entidades fuertes como promotoras o aseguradoras suelen ser protagonistas. Este tipo de activos off-market suele tener un importe asociado muy elevado. Los edificios de oficinas y los centros logísticos son algunos ejemplos. A menudo, estas operaciones no se hacen públicas hasta que se cierran.

Viviendas de alta demanda

Existen una serie de viviendas que, aunque no son de lujo, tienen una gran demanda porque cumplen con una serie de características. Por ejemplo, un ático con piscina privada o un bajo con terraza y barbacoa. Este tipo de viviendas no necesita salir al mercado abierto para venderse. Pertenecen a los activos off-market porque en cuanto alguien del entorno del propietario se entera de que están a la venta, la operación se materializa en un corto espacio de tiempo.

¿Cómo es la gestión de activos inmobiliarios off-market?

Tal como hemos mencionado, las inmobiliarias no anuncian estos activos que tienen a la venta. La gestión de inmuebles con estas características se lleva a cabo a través de la oferta directa a posibles compradores que se han seleccionado previamente.

En estos casos, las inmobiliarias cuidan de manera muy especial el tratamiento de los datos personales de los clientes. Cualquier error de filtración de datos podría cargarse la confidencialidad que busca cualquier operador de activos fuera del mercado.

¿Quieres invertir en activos off-market? En ese caso, lo más acertado es preguntar por ellos directamente a la inmobiliaria. Habrá más posibilidades de que encuentres algo interesante si te diriges a inmobiliarias que cuentan con viviendas de lujo en su cartera. ¡Hallarás opciones quizás difíciles de imaginar!