Casa pasiva o Passivhaus: ¿Cuáles son sus beneficios?

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

La casa pasiva es un modelo de vivienda enfocada a mejorar el consumo y el bienestar del hogar. Es un estilo de moda recientemente que garantiza un ambiente acogedor. En épocas de pandemia, donde muchas personas se encuentran durante más tiempo en el hogar, es necesario encontrar tranquilidad y es importante ahorrar en los consumos propios de los hogares.

Asimismo, siguiendo la línea de acciones enfocadas al rendimiento energético, la Passivhaus es un recurso colaborativo en ese sentido, que buscar ser tendencia.

Qué es una casa pasiva o Passivhaus

La historia de la casa pasiva empieza en los años 80. En esa época, un físico alemán llamado Wolfgang Feist y un profesor sueco de nombre Bo Adamson se unieron para diseñar un inmueble. Su objetivo era que esa construcción proporcionara una climatización ideal partiendo de recursos existentes y mecánicos.

La vivienda basada en técnicas de planeamiento estratégico, contempla además materiales de excelente calidad y toma en cuenta el impacto medioambiental.

Poco a poco, el modelo de Passivhaus se fue expandiendo en muchos países, dado que sus ventajas han sido reconocidas a nivel mundial.

Para que este tipo de diseño sea considerado como tal, debe cumplir una serie de parámetros, definidos por Passivhaus Institut, ubicado en Darmstadt, Alemania, entidad gestora de certificar las viviendas.

El proceso de legalización consta de la inspección de la vivienda y extensión de un certificado de casa pasiva, proporcionados por la empresa alemana o sus filiales autorizadas.

Características de una casa pasiva

Una casa pasiva o Passivhaus será aquella que cumpla determinados estándares colocados de antemano por Passivhaus Institut, principalmente:

  • Un excelente aislamiento térmico con materiales de primera calidad en muros exteriores, cubiertas y suelos, que permitan conservar el calor en los meses fríos y mantenerlo fuera en meses de calor.
  • Carpinterías de alto nivel. Como la de triple cristal, en su modo correcto de colocación. Esto hace que en invierno no se pierda el calor como sucede en el caso de aberturas de baja calidad.
  • Eliminación de puentes térmicos. Es decir, zonas envolventes que al juntarse estructuras diferentes producen la rotura del aislante.
  • Control de filtraciones y hermeticidad del aire. Las uniones deberán estar perfectamente selladas desde la etapa de construcción de la vivienda.
  • Ventilación mecánica y recuperación del calor proveniente de la energía solar. Este tipo de sistemas naturales posibilitan la distribución del aire en el interior, sin tener que acudir a calefacciones artificiales que deterioran la salud.

En este sentido, los especialistas darán cuenta de la mejor posición en la cual colocar la vivienda considerando los factores climáticos.

Ventajas de las casas pasivas

La casa pasiva tiene muchos aspectos positivos que la convierten en una vivienda de calidad y excelente climatización. Entre las principales ventajas se encuentran:

  • La posibilidad de mantener espacios interiores limpios y sin contaminación a partir de la utilización de la ventilación mecánica.
  • La reducción de la demanda energética de la vivienda (aproximadamente un 90%), aspecto relevante debido a consumos superiores en épocas de confinamiento.
  • El ahorro en compra de aparatos de calefacción extras, pudiendo obtener una climatización confortante durante todo el año.
  • El mejora de la calidad de vida de los habitantes, a partir de la climatización y la iluminación natural.
  • La revalorización del inmueble, ya que una vivienda que cuenta con el modelo Passivhaus incorporado cuesta hasta 20% más, debido a sus beneficios.

La adaptación a este modelo tiene un coste entre un 5 a un 15% más que las viviendas comunes, pero considerando las ventajas tanto de puesta en valor del inmueble como del ahorro del consumo de un 90%, Passivhaus es un modelo económicamente rentable.