Espacios verdes, libres e intermedios: las prioridades actuales para un hogar

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

Hoy se habla de cómo será la nueva normalidad de la era post covid. De las tantas opciones estimadas a suceder, ya se han manifestando algunas con fuerza. Una de ellas es un cambio en la arquitectura de las viviendas, priorizando los espacios verdes al aire libre. Esto se ajusta también a las tendencias del mercado inmobiliario.

Los espacios verdes en viviendas

El confinamiento ha hecho reflexionar a muchas personas sobre los diseños de hogares. Entre esas personas están los diseñadores de viviendas. Estos están interesados en que los espacios mejoren la calidad de vida de los habitantes de ellos.

Para conseguir este propósito, una forma son los espacios verdes. Eso significa aire libre, una oferta de oxígeno limpio y más libertad.

Cada vez son más los que, para comprar una vivienda o construirla, priorizan que cuenten con espacios al aire libre o intermedios. Aquellos espacios que se han convertido en principales cuando antes estaban en segundo plano.

Se trata de viviendas con terrazas, balcones amplios, porches, galerías, jardines o patios compartidos.

Contar con espacio al aire libre genera armonía y disminuye la depresión o estrés causado por el encierro. Pero hablar de espacio no refiere a mayor cantidad de metros cuadrados, si no a su optimización y funcionalización.

Las terrazas como un lujo

Sin dudas uno de los espacios que se ha jerarquizado durante esta pandemia han sido las terrazas.

La tendencia se ha destacado en restaurantes y bares, que encontraron la forma de abrir sus puertas y seguir funcionando en los espacios superiores. La necesidad era visible y funcional: que corra más aire disminuye la probabilidad de contagio.

Si bien los rooftop ya existían en muchos países, durante el 2020 se han potenciado. La mejor prueba es que han emergido en sitios en donde aún no estaban de moda.

En el caso de las viviendas, también se ha visto una preferencia hacia casas o departamentos que cuenten con terraza, aunque esto implique mayores costos.

La vivienda con terraza en la actualidad es considerada de lujo, se han puesto de moda por su estética originaria y la funcionalidad puesta en marcha por la pandemia.

Dentro de las casas más accesibles, las terrazas pueden llegar a tener una extensión de 15m². Mientras que quienes aspiran a viviendas de mayor valor, tienen interés por terrazas mucho más amplias.

Asimismo, en muchos casos las terrazas son compartidas y eso no les significa problema a los residentes, si no que en la actualidad se vive como un beneficio.

La terraza es un espacio que muchos desean tener, incluso algunas personas están dispuestas a resignar una habitación para tener una de ellas.

También están las terrazas que han sido reconquistadas por parte de personas que las tenían olvidadas y funcionaban como lugar para secar ropa o galpones de herramientas.

La recuperación y trasformación de las ex-terrazas en terrazas renovadas también ha sucedido con fuerza, en el medio de las nuevas necesidades.

La situación de pandemia ha transformado el trabajo en muchos sectores. Hoy el teletrabajo es una realidad y pareciera que ha llegado para quedarse.

En este sentido, se habla de una colectivización de los espacios de trabajo, coworking y espacios intermedios compartidos para las labores.

Los residentes de edificios, complejos o departamentos valoran los espacios verdes compartidos como los patios y jardines, dado que les permite ganar territorio y tener el lugar que les faltaba para trabajar o simplemente para ocio.

El jardín del diálogo, como se le llama al espacio verde, intermedio y compartido entre vecinos de un mismo edificio es otro de los sitios que en la actualidad se destaca en la elección de viviendas.

En muchos casos se elige para socializar, en otros para contar con un lugar más amplio para trabajar, desayunar o merendar, como si se estuviera en la mesa de un bar, pero más cómodo.

Los espacios verdes al aire libre son la manera que las personas han elegido como prioridad en sus viviendas, para su resiliencia y aspirar a un hábitat más saludable dentro de las posibilidades del presente.