Hoteles sostenibles en el mundo, una tendencia que crece

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

En la actualidad, continúan ganando terreno los hoteles sostenibles en el mundo, siendo tendencia en muchos lugares.

Se trata de un modelo a seguir, dado que cada vez son más aquellos que optan por esta opción de ser más sostenibles y en consideración con el medioambiente.

Ha pasado más de un año que inició la pandemia y el mundo ha dado un giro, transformándose en muchos aspectos. Nuevas formas han llegado y se han priorizado algunas más que otras, las personas se enfocan en lograr una vida más saludable y en contacto con la naturaleza.

Hoteles sostenibles para viajeros selectos

Actualmente, a la hora de elegir alojamiento muchos viajeros se inclinan por sitios que sean ecoamigables. Esto se debe a una fuerte voluntad por cuidar el medioambiente, además de la importancia de bajar costos y hacer más rentables los recursos disponibles.

Los hoteles sostenibles en el mundo conforman una excelente opción tanto para los viajeros que eligen estas propuestas, como para los propietarios.

En el último caso, estos alojamientos permiten el aprovechamiento de recursos, lo que se traduce en rentabilidad del negocio, a través del ahorro de costos.

También en términos de rentabilidad, los viajeros conforme a sus afinidades de carácter ecológico, recomendarán a otras personas estos hoteles.

Beneficios de los hoteles ecoamigables

Además del compromiso manifiesto por el cuidado del medioambiente y la importancia por los aspectos del cambio climático, se destacan más beneficios para sus propietarios.

Los hoteles sostenibles son una buena forma de ahorrar en recursos y costos innecesarios, al mismo tiempo que exhibe una imagen positiva manifestando su mirada verde.

Utilización de recursos sostenibles

Según la Organización Mundial del Turismo, un hotel se considera sostenible si tiene en cuenta determinados aspectos en sus recursos:

  • La iluminación basada en lámparas LED. Permiten ahorrar recursos al consumir mucha menos de electricidad. Además su larga vida útil reduce la contaminación, dado que el cambio de lámparas será con menor frecuencia.
  • Los termostatos con sensores de presencia. También conforman una buena herramienta para el ahorro de recursos y cuidado por la naturaleza. Estos permiten regular la temperatura de la calefacción y del aire acondicionado, en la medida que los clientes no se encuentran presentes en el lugar.

También los principios de construcción bioclimática, constituyen un buen instrumento para reducir el uso de climatización.

Dentro de los elementos reciclables se encuentran los materiales de la construcción, así como los de recursos comestibles que ofrecen en servicio.

La vajilla reutilizable y los productos de baño ecológicos son otros dos elementos que permiten reducir la cantidad de residuos.

Asimismo, las energías renovables será un factor que interviene en la clasificación de sostenible para los hoteles. Contar con al menos algunas placas solares en los techos es un buen comienzo para contribuir al medioambiente.

El agua como recurso sostenible

El agua es el principal recurso a preservar y el elemento que más consideración debe tener en el hotel para lograr sostenibilidad.

Los alojamientos turísticos figuran como principales consumidores de este importante recurso y son quienes en mayor medida deberían conservarlo.

La sostenibilidad de los hoteles

El concepto de hotel sostenible ha tomado fuerza en el sector turístico como forma de tomar conciencia en la actividad turística sobre el medioambiente.

Desde los diseños de los hoteles hasta cada uno de sus elementos, todos ellos forman parte de los componentes esenciales en esta definición llevada a la práctica.

Sostenible será aquel hotel que respete el medioambiente y su funcionamiento no impacte negativamente en él. En este punto se destaca la localización donde se erige el hotel y el entorno. Habitualmente serán lugares turísticos vinculados a un ecosistema natural.

Los hoteles sostenibles constituyen un fuerte compromiso por parte del sector turístico con el medioambiente, teniendo en cuenta el impacto del cambio climático.