Los niños en el hogar y las medidas de seguridad para cuidarlos

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

La seguridad para niños en el hogar es primordial. Debe anteponerse a la comodidad y buen gusto cuando se adapta la casa a los pequeños de la familia.

Durante los primeros años de vida, son más curiosos y sus acciones están enfocadas en recorrer la casa interesándose por todo lo que está a su alcance.

Cómo lograr seguridad para los niños en casa

Existen determinadas medidas, que en muchos casos comprenden solo detalles de instalación, para garantizar la seguridad de los más pequeños en el hogar.

Estas refieren a cambios de hábitos, observación enfocada en los pequeños y colocación de elementos estandarizados.

Las medidas de seguridad refieren principalmente a modificar todo lo que se encuentre al alcance de los niños y pueda llegar a ser peligroso para ellos.

Medidas de seguridad en el cuarto de baño

Este espacio, que en general puede pasar desapercibido, constituye uno de los lugares más peligrosos en cuanto a accidentes, tanto para niños como para adultos.

El principal factor es que siempre está presente el agua y puede dar lugar a suelos resbaladizos. Esto, en ocasiones, lleva a caídas, por lo cual se recomienda como primera medida la utilización de alfombras antideslizantes.

Estas que son específicas para baños, deberán colocarse en la bañera o ducha y también en el suelo al salir de bañarse.

Medidas de seguridad en la cocina

En la zona de cocina pueden encontrarse muchos elementos peligrosos para los niños, por lo que se deberá evitar su contacto.

Se recomienda colocar los utensilios cortantes en lugares de difícil acceso, así como también la vajilla de vidrio o de porcelana.

Las manijas de ollas y sartenes, se deben poner hacia adentro, haciendo uso de los fuegos más alejados del radio exterior de la cocina, para que los niños no consigan agarrarlas.

Medidas de seguridad en balcones y escaleras

Estos son lugares peligrosos por posibles caídas. Es recomendable colocar protecciones con red y barandillas altas, a los fines que los niños no consigan trepar.

Existen determinados cierres asegurados que limitan el acceso a las zonas de altura y que son fáciles de colocar para los adultos.

Además se aconseja elegir barandillas con tubos distribuidos en forma vertical, para evitar que los niños escalen y puedan ver a través de ellos, de forma que no tengan tanta curiosidad por pasar al otro lado.

Medidas de seguridad ante los productos de limpieza

Las ingestas de líquidos tóxicos suelen ser frecuentes y pueden producir importantes daños en los niños si no se previene.

Por eso, las sustancias químicas y los productos de limpieza deben quedar siempre fuera de su alcance. Para ello, buscaremos lugares altos donde no consigan llegar.

Para controlar el acceso a ellos, también se pueden colocar candados en los armarios y así preservar los productos en lugares más seguros.

Medidas de seguridad ante electricidad y puertas

En toda la casa de deberán colocar protectores de seguridad para niños en enchufes y tomas corriente.

Se aconseja además no dejar enchufados aparatos eléctricos en donde los niños puedan tener acceso. Esto también ayudará a ser más eficiente energéticamente y reducir el gasto.

En las puertas se pueden colocar topes, para evitar que los más pequeños queden enganchados y se hagan daño, así como trabas de seguridad en todas las aberturas.

Medidas de seguridad con el mobiliario del hogar

Aunque hayamos conseguido que los niños estén lejos del peligro en los anteriores espacios, debemos saber que, en realidad, cualquier lugar de la casa puede ser peligroso.

Las esquinas o bordes rectos de los muebles pueden suponer un riesgo. Por eso, es una buena solución colocar adhesivos protectores que impiden heridas y rebajan la peligrosidad en caso de tropiezos sobre ellos.

Además es recomendable utilizar alfombras con antideslizantes o suelos de goma, para que en el caso de caída, los niños no sufran daños mayores.

Para contar con más control de los muebles, lo aconsejable será que se ubiquen apoyados en las paredes.

En definitiva, todas las medidas de seguridad para niños en el hogar serán pocas. Siempre hay que estar atento a qué están haciendo e intentar prever accidentes.

A través de cambios de hábitos y la colocación de determinados elementos recomendados para la seguridad, el hogar se transformará en un lugar seguro para ellos.