Por qué vender un inmueble a través de una consultora es la mejor opción

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

El proceso para vender un inmueble en una inmobiliaria puede suponerse sencillo. De hecho, es mucho más cómodo que venderlo como particular porque conlleva un trabajo que la mayoría de las personas no conoce en su totalidad.

Las consultoras en bienes raíces cuentan con varias ventajas si se las elige para vender un inmueble, basadas en la experiencia y la profesionalidad.

Ventajas de vender mediante una inmobiliaria

Respecto de las principales ventajas para vender una propiedad a través del servicio en bienes raíces, se encuentran las relacionadas al propietario y las externas a él.

Por un lado, el dueño del bien puede tener dificultades técnicas o de disponibilidad a la hora de realizar el proceso de venta y necesita delegar.

Por otro lado, las consultoras son especialistas en el tema y hacen el trabajo más fácil gracias a sus habilidades en el terreno.

Tener un valor actualizado del inmueble

Los propietarios no cuentan con el valor actualizado de la vivienda. Este es un detalle que puede variar por distintos factores que influyen en su cotización. Por ejemplo, la situación del mercado, las características de la vivienda y de su ubicación geográfica.

Las inmobiliarias tienen ese dato y llegar al precio a ofertar puede ser más sencillo, dejando de lado asimismo las subjetividades del propietario.

Venta en exclusiva

A la hora de vender un piso, puedes ponerlo en exclusiva en una inmobiliaria o en varias inmobiliarias. Ambas opciones tienen sus ventajas y es perfectamente entendible elegir cualquier opción.

La fortaleza de la exclusividad es que los profesionales se dedican plenamente a lograr el objetivo de venta.

Además, que la propiedad se publique en una sola inmobiliaria genera confianza en el potencial cliente, dado que describe la forma de organizarse que tiene el dueño.

Por su parte, la inmobiliaria fijará un precio y será la encargada de dar a conocer los valores fluctuantes, sin preocupación que las demás agencias intervengan en el mismo.

Ahorro de tiempo para el vendedor

El tiempo siempre es un factor valioso y la venta de una propiedad requiere de él para realizar las diferentes acciones relacionadas.

Resulta necesario mostrar la vivienda cuando los potenciales compradores se interesen. La inmobiliaria será capaz de realizar todas las acciones referidas a la venta, permitiendo ahorrar tiempo al propietario.

Sin preocupaciones por los trámites de compra-venta

Siguiendo la referencia anterior, una inmobiliaria se encargará de todo el proceso de tramitación de la venta.

Esto es una ventaja para el propietario, dado que los trámites demandan tiempo y pueden resultar tediosos en cada uno de sus pasos.

Además las inmobiliarias hacen más sencillo el proceso para los compradores, tanto en la cuestión legal como en la financiera. En algunos casos, cuentan con financieras asociadas que pueden gestionar la relación con el banco.

Equipo de especialistas inmobiliarios

Los asesores inmobiliarios tienen amplio conocimiento en el mercado en cuestión y pueden dar respuesta ante cuestiones emergentes.

Éstos se caracterizan por ser excelentes negociadores, logrando las condiciones y el valor más conveniente para las partes.

Además pueden brindar consejos para hacer más atractivas las propiedades en venta, relacionados a la rehabilitación, el interiorismo y la decoración.

Aprovechar las herramientas de marketing inmobiliario

Una ventaja importante de vender la propiedad a través de una inmobiliaria son sus mecanismos de venta y estrategias de marketing.

Los agentes conocen a los clientes y saben cómo dirigir la venta, llevando un seguimiento de los perfiles interesados. A través de sus locales como en sus medios digitales, las propiedades cuentan con más exhibición que eleva la probabilidad de venta.

Cómo elegir la inmobiliaria ideal

La inmobiliaria más adecuada para realizar la venta será la que cumpla algunas características:

  • Tenga buena reputación. Basado en recomendaciones de familiares o amigos, como también en las opiniones en internet.
  • Genere confianza. Para eso se aconseja realizar citas, para observar su ética profesional y valorar su organización.
  • Cuente con otras propiedades en venta. Pero no en grandes cantidades, ya que en ese caso se podría dudar de su capacidad de venta.
  • Realice publicidad online. Como estrategia para acercar la información a más personas y así acelerar la venta.

La venta de pisos es un proceso complicado para el vendedor. Por eso es interesante valorar la venta a través de una inmobiliaria. Estas consultoras son expertas en gestionar a clientes, tratar con propietarios y valorar inmuebles. Además, aligeran algunos trámites como son los legales y los financieros. Y ahora, ¿estás buscando asesoría para vender tu piso?