Alquiler a particulares o Airbnb ¿Cuál es la mejor opción en la actualidad?

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

El alquiler a particulares, o tradicional, y Airbnb continúan siendo las opciones más elegidas en la contienda actual. Las fluctuaciones electivas entre ambos alquileres temporarios responden a la dinámica económica en la que se encuentra cada país y el mundo.

Airbnb vs alquiler tradicional

Airbnb es una startup que nació en la ciudad de San Francisco en 2008 y rápidamente se convirtió en tendencia en muchos países.

Lo importante de esta empresa es que figura como una de las opciones más elegidas para el alquiler temporal. La diferencia radica en que Airbnb trabaja desde una plataforma online, que sirve de enlace entre quienes necesitan hospedarse y quienes desean alquilar, mientras que los pagos se realizan desde la misma web.

Condicionamientos legales de Airbnb

Airbnb ha sido puesta en cuestión en varios lugares del mundo respecto de su legalidad. Existen países que condicionan este tipo de servicios libres y por ese motivo cuentan con leyes para la protección del sector hotelero.

En este sentido, el sitio web de Airbnb en España advierte que es importante entender cómo funciona la normativa vigente en cada ciudad, al momento de elegir ser anfitrión.

A su vez, en algunos lugares de EE.UU por ejemplo, los propietarios solo pueden alquilar por una cantidad estipulada de días y deben contar con permisos del sector hotelero.

La situación actual del alquiler

Con la llegada de la pandemia en 2020, el mundo ingresó en una profunda crisis económica. Esto ha cambiado las perspectivas comerciales de muchas personas, ajustándose a sus necesidades del presente.

Los objetivos de los propietarios se modificaron de acuerdo a sus intereses y quienes ponían a disposición pisos turísticos, buscaron portales inmobiliarios para dar alquiler de manera tradicional, advirtiendo que sería por un tiempo, es decir, por lo que dure el confinamiento.

Por otra parte, las reservas mundiales por turismo en Airbnb y Booking sufrieron una inmensa caída durante el 2020, lo que obligó a que estas mismas empresas modificaran también sus propósitos.

En el caso de Airbnb ha promovido una campaña para animar a propietarios a que alquilen sin costo a profesionales de la salud que se encuentran nómadas, yendo de un hospital a otro. En el caso de que no quisieran hacerlo, el mismo Airbnb se propuso no cobrarles comisiones.

De todas formas, el nivel de tasa de alquiler a particulares o de Airbnb en cada país es diferente, de acuerdo a la situación económica y si la moneda es fuerte en cada lugar.

España había sido de los países que mejor acogió a Airbnb. Junto con EE.UU y Alemania, la expansión de la empresa en territorio español fue muy fuerte. Pero el devenir de la pandemia produjo cambios.

Muchos propietarios debieron sacar sus inmuebles de la plataforma y ofrecerlos por otros medios a menores costos. De hecho en algunos casos se han endeudado ya que, quienes poseían gran cantidad de inmuebles y Airbnb les permitía eludir impuestos, debieron comenzar a tributar en medio de la crisis.

En contraparte se encuentran quienes observan este tipo de servicios como perjudiciales para las ciudades en las que residen. La oferta de Airbnb es uno de los factores que aumenta los precios de los alquileres en general. Esto se debe a que muchos propietarios que alquilaban de manera directa, cambiaron a Airbnb y elevaron sus valores, ofreciendo incluso sus inmuebles solo por día.

El escenario actual plantea que los alquileres a particulares o alquiler tradicional volvería a tomar las riendas. Avanzada la pandemia, se observa una inclinación en escala global hacia el alquiler tradicional pero con una exigencia de alto grado de profesionalismo por parte de inmobiliarios y propietarios experimentados.