5 razones por las que mudarse a una vivienda rural

Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en twitter
Compartir en email

El coronavirus puso nuestro mundo patas arriba. Y, uno de los cambios más significativos que ha traído es la preferencia por la vivienda rural. El confinamiento que sufrimos los españoles debido a la pandemia de covid-19 nos hizo valorar las características de las casas en pueblos o pequeñas ciudades. Y, desde entonces la compra de viviendas rurales ha crecido de manera significativa. ¿Qué las hace tan atractivas? ¡Te lo explicamos!

¿Por qué se ha puesto de moda la vivienda rural?

Tal como hemos indicado, estar encerrados nos hizo valorar más las actividades al aire libre y sentir los rayos de sol en la cara. Especialmente las personas que vivían en pisos pequeños de la gran ciudad se replantearon mudarse a un piso más grande o a una casa en el campo. Y, de hecho, muchos lo hicieron. ¿Qué les ataba a ese lugar si gracias al teletabrajo podían continuar su actividad desde cualquier localidad?

El teletrabajo ha sido un factor determinante para que muchas personas decidieran mudarse al campo, ya que en muchos casos el teletrabajo llegó para quedarse. Además de las personas que trabajan desde casa, muchas otras empezaron a plantearse que tal vez podrían mejor su vida si adquirían una vivienda rural, como esos jubilados urbanitas. ¡Estas son las razones!

Estancias más amplias

Ganar amplitud es una de las principales causas que nos llevan a elegir una casa en localidades más pequeñas. En el mundo rural el metro cuadrado es más económico, por lo que nos podemos permitir adquirir o alquilar viviendas más grandes. Además, las construcciones en estos lugares suelen ser más amplias que en las capitales.

Ahorro energético gracias a la luz solar

El espacio nos lleva a tener mayores ventanales, terrazas, jardines y patios que nos llenan la vivienda de luz natural. Y, más aún si adquirimos un chalet o una casa en el campo con habitaciones exteriores por los cuatro costados. Este aprovechamiento de la luz solar supone un ahorro energético, tanto por la visibilidad que obtenemos como por el calor que puede aportar a la vivienda en invierno.

Mayor comodidad

Las casas rurales nos aportan una mayor comodidad. En el pueblo o en el campo hay mayores posibilidades de adquirir o alquilar una vivienda de planta baja, libre de escalones u otros obstáculos que encontramos con frecuencia las viviendas urbanas. Este factor es especialmente importante para las personas de la tercera edad o con movilidad reducida.

Posibilidad de incluir más prestaciones

Los estilos de casas de campo son infinitos. La amplitud nos permite diseñar viviendas que incluyan aquello que siempre habíamos soñado: una piscina, un jardín, un jacuzzi, una sala de billar, un chimenea… Las casas rurales nos permiten disfrutar de más prestaciones que un piso en una gran ciudad, sin lugar a dudas.

Una vida más saludable

Por último, el disfrute de una vida más sana es otro motivo que nos lleva a elegir viviendas en el entorno rural. Lejos de las ciudades estamos a salvo del humo y del ruido de los coches. Allí, la ausencia de contaminación lumínica también nos aporta beneficios. Además, vivir en el campo o en pueblos pequeños nos permite tener al alcance un entorno natural que podemos disfrutar con mayor facilidad cada día. Y, por otra parte, también podemos tener más a la mano alimentos ecológicos a un precio mucho más asequible.

En definitiva, una casa en una pequeña localidad contribuye a mejorar tu nivel de vida. Y tú, ¿te has planteado a mudarte a una vivienda rural? ¿Cuáles son tus motivos?